Posts Tagged ‘Música’

Sinfonía No. 45 “Los adioses”

8 marzo 2014

En el año de 1761, Haydn había sido contratado como maestro de capilla asistente por el príncipe Paul Anton Esterházy, y a la muerte de su patrón al año siguiente, el compositor se convirtió en la máxima autoridad musical en la corte del sucesor, Nicolás Esterházy, hermano de Paul Anton. Durante los siguientes 24 años, Hayden se dedicó asiduamente a componer música para la lujosa corte de Esterházy y a perfeccionar su estilo sinfónico aprovechando la disponibilidad de la muy buena orquesta que el príncipe tenía a su servicio. Sin embargo, no todo fue alegría durante esos 24 años, y uno de los momentos de mayor tensión entre el compositor y su patrón ocurrió en 1772.

El príncipe Nicolás, enamorado de su palacio en Esterháza, alargaba año con año sus vacaciones veraniegas, de modo que Haydn y los músicos de la orquesta se veían obligados a pasar más y más tiempo lejos de sus familias, muchas de las cuales se hallaban instaladas en la cercana ciudad de Eisenstadt. Un buen día, los músicos se quejaron de esta situación con Hayden y el compositor, siempre discreto y diplomático, decidió envíar un sutil mensaje al principe. Entonces, concibió y compuso su famosa Sinfonía No. 45, conocida como Los adioses, cuyo último movimiento es un tradicional presto que, sorpresivamente, da paso a un triste adagio. Durante la ejecución este adagio final, y por instrucciones expresas de Haydn en la partitura, los músicos debían dejar de tocar uno a uno, apagar las velas de sus atriles y retirarse del salón. Así se hizo el día que se estrenó la sinfonía en presencia del príncipe Nicolás, y los músicos fueron saliendo uno por uno hasta que al final sólo quedaron Haydn y el violinista Luigi Tommasini tocando suavemente sus violines con sordina. Finalmente Haydn y Tommasini dejaron de tocar, apagaron su vela y salieron del salón. Dice la historia que el príncipe Esterházy, hombre intuitivo y generoso, entendió el mensaje de inmediato y dijo:

“Bueno, si los músicos se van, lo mejor es que nos vayamos todos…”

Y al día siguiente, los cortesanos, los músicos y Haydn dejaron Esterháza para ir a reunirse con sus familias.

Momento musical: Villancicos

24 diciembre 2009

¿Qué mejor manera de pasar Noche Buena y Navidad que en compañía de la familia y escuchándo villancicos?

Si están cansados de escuchar los clásicos villancicos y las versiones de Enya, Il Divo o peor aún Hanna Montana y son un poco geeks, les tengo un regalo de Navidad adelantado, se trata nada más y nada menos que de los villancicos que todos conocemos y en versión 8 bits.

Sin duda alguna es una manera excelente de festejar estas fiestas consumistas además de sacar a relucir tu lado friki frente a familiares y amigos.

El disco lo pueden escuchar en 8-bit Christmas y si les interesa pueden comprar la versión digital por $4 dólares.

Por último sólo me queda desearles a todos unas felices fiestas en compañía de sus seres queridos…

¡Feliz Frikidad a todos!

Visto en: Microsiervos.

Música

23 diciembre 2009

“La función de la música es liberarnos de la tiranía del pensamiento consciente.”

Efectos de la música en los nonatos

2 noviembre 2009

ADVERTENCIA: El siguiente post es sobre humor. Hasta el momento ningun estudio serio (o sea, con garantías metodológicas) ha demostrado la utilidad del supuesto “efecto Mozart”. Mi consejo es que no gasten dinero en “música especial para bebés y nonatos”.

Tal vez ya habréis oído hablar del “efecto Mozart”, expresión que se refiere al supuesto poder transformador de la música de Mozart y sus efectos en la salud, educación y bienestar, especialmente de los niños. Recientemente los especialistas hicieron nuevas investigaciones, he aquí los resultados:

“Efecto Bach”: El niño dice lo que quiere de cuatro, cinco o seis formas diferentes y simultáneas, de manera elocuente y elegante, construyendo un todo coherente que aún después de varios años sus padres no comprenden totalmente.

“Efecto Paganini”: el niño habla muy rápido y con palabras extravagantes y rimbombantes, pero nunca dice nada importante.

“”Efecto Schumann”: El niño, después de pillarse un dedo con una ratonera, habla todo el tiempo en el mismo tono. Es preciso mantenerlo alejado de las piscinas porque se lanza de cabeza en ellas.

“Efecto Bruckner” : el niño habla muy lentamente, se repite con frecuencia y adquiere reputación de profundidad.

“Efecto Wagner”: el niño se torna megalómano, y repite frases específicas e insultantes, a un volumen ensordecedor, cuando quiere algo, es decir, continuamente. Secretamente alberga el deseo de casarse con la esposa de su padre.

“Efecto Beethoven”: el niño padece de ataques de ira repentina, manía, depresión y se hace el sordo cuando le hablan.

“Efecto Mahler”: el niño grita sin parar a todo pulmón durante varias horas diciendo que se va a morir.

“Efecto Schoenberg”: el niño nunca repite una palabra antes de usar todas las otras de su vocabulario. A veces habla al revés y con el tiempo la gente le deja de poner atención. El niño opina que esto se debe a la incapacidad de la gente de entenderlo.

“Efecto Boulez”: el niño balbucea bobadas todo el tiempo. Después de un tiempo a la gente ya no le parece gracioso, sin embargo a él poco le importa pues sus amiguitos creen que es un genio.

“Efecto Ives”: el niño desarrolla una habilidad fenomenal para mantener varias conversaciones al mismo tiempo.

“Efecto Philipp Glass”: el niño acostumbra decir lo mismo una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez… con mínimas diferencias que nadie nota.

“Efecto Webern”: El niño habla en una jerigonza ininteligible, de modo breve y entrecortado. Nadie lo entiende y finalmente lo dejan hablando solo, pero a él no le importa, porque cree en su fuero interno que, cuando sea viejo, la gente hablará como él.

“Efecto Stravinsky”: el niño tiene una tendencia pronunciada a explosiones de temperamento salvaje, estridente y blasfemo que frecuentemente causan escándalos en el jardín de infancia.

“Efecto Stockhausen”: el niño cree que cada travesura malvada que comete (romper una ventana con una piedra, hacer explotar a una rana) es una obra de arte. Cuando empieza a hablar nadie entiende lo que dice y tarda varias horas en volverse a quedar callado.

“Efecto Brahms”: el niño habla con una gramática y un vocabulario maravillosos siempre que sus frases contengan múltiplos de 3 (3, 6, 9 palabras, etc.)… Sin embargo, sus frases de 4 o 8 palabras resultan bobas y poco inspiradas.

Y claro, el “Efecto John Cage”: el niño no dice nada durante 4 minutos y 33 segundos. Es el niño preferido por 9 de cada 10 profesores.

Momento musical: La suite del cascanueces

5 agosto 2009

La suite del cascanueces de Tchaikovsky para piano; arreglo de Pletnev; interpretado por Mee-Hyun Ahn.


Momento musical: Tears in Heaven

28 julio 2009

Una balada escrita por Eric Clapton sobre el dolor que sintió después de que Conor, su hijo de 5 años, muriera al caer de la ventana del piso 53 del departamento de la amiga de su madre en Nueva York.

Momento musical: Adiós Nonino

20 julio 2009

El momento musical de hoy está dedicado al gran maestro del tango y el bandoneón Astor Piazzolla

Momento musical: Tócame el Windows

10 julio 2009

¡Yo soy el disco duro del amor!

Visto en: WTF Microsiervos.

Momento musical: Creep

23 mayo 2009

I’m a creep,
I’m a weirdo
What the hell am I doin’ here?
I don’t belong here

Momento musical: Somewhere Over The Rainbow

9 mayo 2009

And the dreams that you dreamed of
Dreams really do come true